image

Cómo tratar la humedad en paredes

Hoy día existen soluciones para cada tipo de humedad, pero para saber como tratarla tendremos que averiguar qué tipo de humedad tenemos en casa y qué la está causando.

Sólo si eliminamos de la ecuación el agente causante podremos solucionar el problema.


Índice de contenido

1. Humedad por filtración
2. Humedad por condensación
3. Humedad por capilaridad


¿Qué tipos de humedades existen y cómo tratarlas?

Estos tres tipos de problemas: la filtración, la condensación y la capilaridad, son los que causan las humedades en nuestras viviendas. A continuación analizaremos uno por uno, qué solución es la mejor y qué tratamiento es el que recomiendo para cada caso.

1. Humedad por filtración

Las filtraciones causan humedades que son relativamente fáciles de solucionar. Normalmente una grieta es la causante.

El síntoma:

De repente observamos que tenemos una mancha en nuestro techo o pared. Una mancha de color amarillento. En otras ocasiones, vemos que la pintura se abomba y la pared está mojada.

Problema:

Tenemos una fisura bien en la fachada, o en la azotea; hay una fuga de agua producida por un problema puntual de algún vecino ya sea en un bajante o tubería; tenemos una ventana con algún problema.

Si el agua entra por una grieta, buscará la forma más fácil de encontrar la salida. Por lo que no siempre coincide donde está la fisura a reparar con la zona donde se hace visible la humedad.

La grieta no tiene porqué coincidir con la mancha de humedad

Solución:

Hay que buscar la grieta y repararla. Las grietas se pican en forma de triángulo y luego se sellan. Podemos utilizar mortero o alguna masilla especial. Rellena bien el orificio que hemos picado, siendo generoso. Deja que seque y luego lija la superficie para dejarlo al mismo nivel.

Tratamiento en el exterior:

  • Para azoteas: usaremos pintura al caucho. Hay distintos colores, pero el color no es determinante o importante a la hora de elegir la pintura. Es en cambio más interesante el dato de la transitabilidad y la visitabilidad. Un caucho transitable se usa para azoteas que tienen pisoteo. Se tiende en ellas o se usan como solarium. Una azotea visitable se utiliza en ocasiones excepcionales, cuando viene el antenista, o hay que reparar algo.

El caucho sólo debe emplearse en suelos, nunca en las paredes.

Este tipo de pintura al agua es muy densa y se aplica con rodillo. Se recomienda rebajar la primera mano con agua, entre el 5% y 10% y aplicar la pintura en un sentido. La segunda mano se da con la pintura sin rebajar y en el sentido contrario al que dimos la primera mano.

  • En Paredes: utilizaremos «pintura de fachada». Esta pintura no deja pasar el agua, pero sí el vapor de agua o condensación.

Recomiendo usar una pintura de calidad que dure entre 10 y 15 años. Existen pinturas elastómeras, muy flexibles que se mueven al unísono con la casa y no se resquebrajan.

Es mejor invertir en una pintura de calidad y durable que estar todos los años repasando la fachada.

Tratamiento en el interior:

Si nuestro techo o pared presenta una mancha amarilla persistente, de esas que parece que tras pintarla vuelve a reaparecer. La solución es emplear la una «pintura antihumedad«. Es una pintura de tratamiento de la pared, con acabado algo satinado por lo que lo ideal es pintar la zona manchada, dejar secar convenientemente, lijar suavemente para quitar el brillo y finalmente dar una o dos manos del color en el que tenemos pintado el cuarto.

Si la fisura ha causado daños más graves en la pared interior, podemos seguir los pasos que se indican en este otro post.

2. Humedad por condensación

Estas humedades se producen por la diferencia de temperatura entre el interior de la vivienda y el exterior. La humedad se condensa y se pega a los muros o paredes.

Síntoma:

El moho empieza a proliferar por las zonas donde se condensa el agua.

Problema:

Ventilación deficiente de la vivienda, o hemos utilizado algún tratamiento incorrecto, como poner pintura de caucho en las paredes de la vivienda.

Solución:

Tratamiento en el interior:

Lo primero que tenemos que hacer es aplicar un producto «antimoho». La lejía puede ayudar a limpiar el moho, pero es necesario utilizar un producto que limpie y evite que vuelva a salir. Son varias las marcas que tienen productos de este tipo, como bruguer, pattex o paso.

A continuación aplicamos solo en la zona donde sale el moho «pintura anticondensación» (las hay hasta en formato de 4 litros). Finalmente aplicamos una pintura del color que nos guste, pero que tenga en su composición el aditivo antimoho o bien lo añadimos nosotros.

3. Humedad por capilaridad

Este tipo de humedad es mejor que no lo tengamos ya que su solución es complicada, al menos una que sea definitiva. Podemos aplicar «paños calientes» que tendrán una duración limitada en el tiempo.

Síntoma:

Solo aparece en las plantas bajas de las viviendas. Las pareces presentan una especie de pelo blanco, la pintura se abomba ostensiblemente y si la tocas se deshace la pintura y el mortero.

Problema:

La capilaridad se produce cuando existe agua bajo nuestra casa y ésta se construyo sin un adecuado estancamiento. Por lo que el agua sube libremente, filtrándose de abajo hacía arriba por las paredes de nuestra vivienda.

Solución:

Llamar a un técnico que solucione el problema de la capilaridad o al menos lo intente. Empresas como Murprotect están especializados en el tratamiento de la capilaridad. El procedimiento consiste en hacer agujeros en la base de las paredes e inyectar una resina o producto que crea una capa impenetrable y aislante.

Tratamiento:

Podemos intentar una solución temporal con los productos de la empresa Graphestone. En sus fórmulas utilizan el grafeno, compuesto nanotecnológico que actúa como una malla de soporte estructural que otorga a sus pinturas una mayor durabilidad.

Los pasos a seguir son:

  • Picar la pared, y eliminar toda la zona donde el mortero original se está desprendiendo y que está afectado por la humedad.
  • Añadir el producto Neutralysal aplicándolo con una brocha. Este producto va a descomponer la sal.
  • Recoger la pared utilizando un mortero hidrófugo y transpirable.
  • Pintar con Graphestone.

Conclusión

Siempre hay una solución a tu problema de humedad. Sigue mis recomendaciones y haz de tu casa un entorno saludable, libre de humedades y moho.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta