¿El frigorífico no enfría? Resuelve éste y otros problemas

Los frigoríficos se suelen estropear poco, pero cuando lo hacen te das cuenta de lo engorroso que puede llegar a ser. En este post vas a aprender a identificar y resolver el problema más habitual que afecta a los frigoríficos, que da la cara de dos formas:

  • Observas que el frigorífico no enfría
  • Notas que el ventilador tiene un ruido raro

¿Qué síntomas tiene el frigorífico?

El frigorífico no enfría, ¿Qué hago?

Esta avería suele ocurrir más frecuentemente en verano, cuando hace un calor mortal y de repente te das cuenta que el frigorífico no enfría las cervecitas convenientemente, y temes que la ruptura en la cadena de frío afecte a tus alimentos.

Lo primero que piensas es que alguien se dejó al puerta abierta y que esa es la razón de la pérdida de frío dentro de la nevera. Esta hipótesis te parece plausible sobre todo cuando abres el congelador y ves que ahí, en la balda superior hay un pingüino viviendo entre la bolsa de guisantes y la caja de langostinos. Cruzas los dedos y te convences de que en unas horas la nevera se repondrá, seguro. Cuando pasadas unas horas visitas nuevamente el frigo y observas que la cosa sigue igual o incluso peor, compruebas si la puerta cierra bien. Cuando confirmas que ésta se pega y hace ventosa, le echas la culpa al calor sofocante, al viento de levante o a la mala calidad de la nevera. Llegado a este punto te da por toquetear el regulador de temperatura y te preguntas: ¿Y si bajo los grados? Si pongo la temperatura de ideal para «Pingu» volverá la nevera a la normalidad y asunto solucionado». Pues NO.

«Bajar la temperatura de la nevera no arregla el problema, suele empeorarlo»

Dicho por los técnicos especialistas

Hay un ruido en la nevera ¿Qué le pasa?

Cuando el frigorífico empieza a averiarse puedes escuchar distintos tipos de ruido, pero al que me refiero en este caso concreto es el ruido producido por el ventilador, que hace una especie de tic tac, un golpeteo constante contra algo.

El ventilador de una nevera no frost suele estar ubicado en el interior de la misma, no es visible a simple vista ya que se encuentra detrás de la carcasa de plástico.

Si el ventilador encuentra un obstáculo en su camino producirá un ruido bastante molesto y eventualmente si ese obstáculo es hielo, y sigue cumulándose terminará por pararse y la nevera dejará de enfriar.

En qué detalles tienes que fijarte para confirmar el diagnóstico

Aunque a simple vista estos dos problemas parezcan que no guarda relación alguna, lo cierto es que están íntimamente relacionados. Recuerda que los frigoríficos ya sean «no frost», como convencionales, son aparatos sencillos que no suelen dar problemas, y si lo hacen con alta probabilidad sea debido a la avería que he expuesto anteriormente. Entonces, ¿En qué tienes que prestar atención?

1- ¿Se ha acumulado escarcha o hielo?

Si hay bloques de hielo en el congelador o en la zona de los alimentos refrigerados, es señal de que algo va mal si tu frigorífico es de tipo «No Frost». Estas neveras como su nombre indica no producen «frost» o escarcha. Si la están produciendo es un síntoma de mal funcionamiento y has de estar alerta.

Si por el contrario tienes un frigorífico convencional y tiene escarcha o hielo a nivel tocho gordo, aquí hay que hacer algo con prontitud o dejará de enfriar la nevera.

2- ¿Hay agua bajo el frigorífico?

Si hay agua es el suelo bajo el frigorífico, es señal de que está perdiendo temperatura y se está derritiendo el hielo del congelador o la escarcha de la nevera. Esto es una señal de alarma.

3- Los yogures están calientes pero los guisantes están congelados

Puede suceder que el congelador esté funcionando bien (los alimentos están congelados y no hay pérdidas de agua) pero en la zona de alimentos refrigerados las cervezas Cruzcampo no tienen el punto azul o la mantequilla está en modo «pomada». Aquí algo no va bien.

4- Bajaste en exceso la temperatura y la pantalla del frigo marca -24º

Si entraste en pánico y pusiste muy baja la temperatura, o por error alguien cambió la configuración del frigorífico, es posible que éste se pusiera a trabajar para alcanzar los grados deseados y congelara en exceso los alimentos y por ende se formara hielo donde no debía.

Esta práctica es bastante habitual cuando vamos a una casa de alquiler en el sur de España. El frigorífico está vacío completamente y le metemos toneladas de alimentos para pasar las vacaciones. Como hace calor y queremos tomarnos algo fresquito no tenemos paciencia y bajamos la temperatura del frigorífico porque «no enfría» (a la velocidad que queremos). El resultado es una avería del aparato por congelación.

5- ¿Alguien dejo la puerta del congelador abierta?

Esto es bastante frecuente y suele causar que se acumule escarcha y hielo donde no debe. Con suerte te diste cuenta pronto y no ha pasado nada, pero a veces pasan estas cosas….

En la imagen de la izquierda se ve cómo se ha formado un bloque de hielo bajo la carcasa de plástico del frigorífico. Este bloque de enormes dimensiones era imperceptible, pero todo hacía intuir que existía. El frigorífico de las fotos es un «frigorífico americano no Frost», no había dejado de funcionar. Tanto la zona de congelación como la de alimentos refrigerados daba la talla, pero el congelador había acumulado hielo en las paredes y hacía un ruido bastante fuerte, muy perceptible cuando se abría la puerta del congelador.

Este problema se había producido por un descuido con la puerta y con una bajada drástica de la temperatura inicialmente configurada.

¿Cómo descongelar el frigorífico?

Al final este es el resumen de lo sucedido, el frigorífico o algunas de sus partes se ha congelado y hay que descongelarlo. Hay dos maneras de hacerlo, la lenta o la rápida.

  • Cuando llegue la noche desenchufas el aparato y éste se descongelará por sí mismo.
  • Utilizamos un secador, paciencia y otros trucos.

La primera opción es bastante cómoda pero hay que confiar en que los alimentos no van a sufrir por la bajada de temperatura. Es digamos la opción para los tranquilitos de la vida, y aquellos que no les importe arriesgar el contenido del congelador.

Yo no soy de las tranquilitas y prefiero la acción, así que explicaré como lo hicimos nosotros. ¡Arremángate!

PASO1 – Pon los congelados a salvo y retira las baldas

Para ello utiliza neveras de playa o cualquier bolsa de congelación que tengas en casa y mete tus congelados para que se mantengan fresquitos durante las 2 o 3 horas.

Retira las baldas y cajones. Desmonta todo lo que puede entorpecer tu trabajo.

PASO 2 – Desenchufa el Frigorífico

No manipules el frigorífico sin antes haberte cerciorado que no hay energía que lo alimente. No debes manipular aparatos eléctricos conectados a la corriente eléctrica.

PASO 3 – Empieza descongelando el hielo que se ve

Nosotros comenzamos por el congelador donde se había acumulado el hielo. La otra parte del frigorífico, estaba correcta.

Puedes utilizar algún utensilio, pero lo que mejor funciona para quitar el hielo sin que el frigorífico sufra es un secador de pelo. No hace falta que lo acerques mucho, no quieres que los plásticos se recalienten y deformen. El objetivo es que el hielo se derrita suavemente.

PASO 4 – Busca si hay hielo no visible

En nuestro caso se notaba que bajo la carcasa de plástico había hielo acumulado, intentamos calentar a distancia el plástico, pero aunque se derretía el proceso empezaba a ser tedioso. No sospechábamos que tras la carcasa de plástico había semejante tarugo de hielo.

Llegados a este punto hay que valorar si es fácil retirar la carcasa o si es mejor dejar que se derrita solo.

PASO 5 – Retira aquellos elementos que obstruyen el trabajo

Empieza por la parte baja del frigorífico. Cuando la descubres aparece el condensador del frigorífico, cuya parte superior tenía un enorme trozo de hielo pegado. Continua retirando la carcasa superior, donde está el ventilador y las conexiones.

Para retirar la carcasa tendrás que desenchufar un par de conectores. Haz una foto para saber dónde colocarlos luego.

En la imagen se ve cómo el agua se coló y termino convirtiéndose en un bloque de hielo que se fue formando entre los cables y el condensador.

Vista del interior de congelador, condensador y conexiones del ventilador

PASO 6 – Secador y paciencia

El secador es mi mejor recomendación para derretir el hielo. En este vídeo puedes ver un truco super útil para encaminar el agua del deshielo fuera del conducto destinado para estos menesteres. Los frigoríficos tienen un recipiente que acumula el agua, pero puede rebosar si hay mucho hielo que derretir.

Coloca un recipiente en el suelo del congelador y bajo el condensador pon una bolsa de plástico que una éste con el recipiente. La idea es dirigir el agua para que se acumule en el recipiente que hemos colocado. Hay que evitar que ese exceso de agua vaya al acumulador y rebose.

Seca completamente el frigorífico, y comprueba que no gotea. Si no ves agua goteando has derretido todo el hielo acumulado. ¡Buen trabajo!

PASO 7 – Echa un ojo por detrás y mira cómo está el panorama

Cada cierto tiempo es interesante hacer un pequeño mantenimiento de nuestro frigorífico limpiándolo de polvo. Aprovechando la coyuntura y porque teníamos miedo a que el agua hubiera rebosado decidimos echar una miradita.

Desmontando la parte trasera de la nevera con ayuda de un destornillador eléctrico

Tras quitar 4 tornillos y desmontar la chapa protectora vimos esto…

Motor del frigorífico americano no frost. Hay mucho polvo que limpiar

En la imagen se ve como se ha ido acumulando el polvo y aunque no se aprecia bajo esa estructura polvorienta está el acumulador de agua, ¡a punto de rebosar!

PASO 8 – Limpiar el polvo y retirar el agua

Para quitar el polvo, utiliza una aspiradora y un cepillo. Esto es mucho mejor y más rápido que usar un trapo. Para quitar el agua, no se nos ocurrió nada mejor que una bayeta de microfibra y un cubo con lejía. Dentro de ese agua había vida, no se si inteligente pero vida sí.

Retirando el agua de descongelación del frigorífico, se ha acumulado en el contenedor o acumulador de agua

PASO 9 – Vuelve a colocar todo en su sitio

Vuelve a montar la parte trasera de la nevera, colocando la carcasa metálica y los tornillos.

Ahora abre el congelador o refrigerador, es decir donde has estado derritiendo el hielo, y comprueba que todo esté seco y sin restos de humedad.

Instala nuevamente el ventilador, y si lo necesitas mira la foto que le hiciste a las conexiones. Finalmente, coloca las protecciones de plástico que tapan el condensador.

Por último, sitúa las baldas, los alimentos, enchufa el aparato y coloca el frigorífico en el hueco donde suele estar. Comprueba si está todo bien, y si ha desaparecido el ruido. ¡Has terminado!

¡Te has ahorrado más de 70€! Y has tardado unas 2 horas

MERECE LA PENA

Bricoqueen

Bricoqueen

Disfruto haciendo y enseñando bricolaje a todos los que quieren aprender. Si tienes un proyecto en mente, por sencillo que sea, es probable que tengas dudas. Para eso está este blog, para guiarte y ayudarte.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Bricoqueen
Logo
Enable registration in settings - general