image

Renueva el césped de tu jardín

El año pasado acometí por primera vez un reto personal «plantar césped en el jardín». Siempre había escuchado que era necesario acudir a profesionales para que te hicieran el trabajo, pero es caro y no siempre te aseguran un buen resultado. Ese año trabajé duro, aunque los resultados no fueron los esperados. Sin embargo no me rendi. Este año volví a intentarlo, y gracias a mi «fracaso» incial algo aprendí.


«Si no lo intentas no aprendes. Si no te sale bien a la primera, siempre hay una segunda o tercera vez». Solo los tercos ganan.

Como se ve en las imágenes de una fotografía a la otra, solo dista 5 semanas. La fecha de inicio de las labores de preparación del terreno: 6 de abril, fecha final de la plantación el 12 de mayo.

Aclaración: estos plazos se han dilatado en el tiempo por cuestiones laborales, no es lo mismo ser jardinero, que tener como afición la jardinería y el bricolaje. Se ha dedicado a tal fin los fines de semanas, trabajando una única persona.

En este Post aprenderás cómo plantar césped en tu jardín, bien sea para renovarlo o regenerar algunas zonas concretas en el terreno.


Antes de comenzar a hablar de los pasos, es muy importante que la plantación se realice en primavera o en otoño. Nuestro jardín está en el sur España, donde el calor empieza a apretar en mayo. Si empiezas tarde las labores, te arriesgas a que termines en junio y se queme el césped, o simplemente las semillas no broten.

Comienza a a principios de la primavera

¿Qué vamos a necesitar?

  • Un rastrillo.
  • Una bombona de butano vacía (luego explico para qué).
  • Mantillo, o sustrato para césped. Varios sacos de 50 litros.
  • Abono para césped de liberación lenta.
  • Semillas de césped.
  • Una espuerta.

Elección de las semillas

Es esencial la buena elección de las semillas de césped que vamos a utilizar en nuestro jardín. No vale cualquiera. Cuando vayas a tu centro de jardinería, verás entre 10 a 15 variedades disponibles. Cuando en realidad debieran ofrecerte dos o tres, todas ideales para tu zona geográfica. En cambio, cuando vas a la sección de semillas, ves tantas cajas que te pasas un rato largo leyendo y elucubrando cual sería la mejora para tu jardín. Lo que te recomiendo es preguntar al dependiente, pero siempre está el riesgo de que no te asesoren de todo bien. Debo decir que en mi primera intentona me asesoraron regular, pero mi fracaso no dependió exclusivamente de este factor.

Os puedo hablar del sur de España, y de la semilla que en zona atlántica/mediterránea yo considero mejor. La grama fina o también llamada «Cynodon Dactilon«. Esta semilla es nativa de África y del Sur de Europa, de ahí que sea apropiada para esta zona. Entre sus características mencionar que es muy resistente al pisoteo, y muy tolerante al calor y la sequía. Sobrevive donde otros pastos no pueden prosperar. Es una planta agresiva e invasora, colonizará a otras variedades. Para mi esto no es algo malo, el objetivo es tener un césped verde y resistente.

Si tu jardín está en el Sur de España usa Cynodon Dactilon

Pasos a seguir para sembrar el césped

Labra la tierra

Aquí la herramienta apropiada va a depender del terreno donde quieres sembrar, si no es muy grande puedes usar la azada manual, si una extensión más grande usa la motoazada. El objetivo en este paso es remover la tierra y quitar las zonas secas de césped antiguo, yerbajos y piedras. En este momento tu jardín queda desolado, y asusta pensar en qué pasará si no te sale ni una brizna de césped.

Kit ideal del jardinero: azada, rastrillo, semillas de césped, abono y mantillo
Tu Kit de Jardinería

Abona la tierra

Aquí hay algunos que dicen que mejor abonar la tierra cuando ya tengas las semillas en crecimiento, en mi caso yo lo hice antes para asegurarme un crecimiento rápido. Ahora que la tierra está removida arroja el abono granulado al voleo, tampoco es necesario que gastes 3 paquetes de abono. Se echa a la tierra con sentido común. Que quede bien distribuido.

Alisa el terreno

Para alisar el terreno sin gastar un duro, hay que echarle imaginación a la cosa. Yo que tengo una muy vívida utilicé una bombona de butano vacía. Un trabajo fuerte para la espalda, pero me ahorré el dinero del rodillo apisonador.

Rodillo para aplanar el terreno. La bombona de butano.

La falsa siembra

Una vez que tienes el terreno listo para albergar las semillas, ten paciencia y no las eches aun. Espera, riega tu terreno como si hubiera algo que regar y espera unos días. Aunque tu piensas que no crecerá nada en ese terreno baldío, te equivocas. Las malas hierbas harán acto de presencia rápidamente. Aprovecha que la tierra está floja y acaba con ellos. Arráncalos o usa un herbicida. Ahora tu jardín está listo para la siembra.

Echa tus semillas al jardín

Ha llegado el momento, es hora de volear tus semillas. Existen esparcidores especiales para ayudarte a hacer este trabajo. Te pongo el enlace para que veas como es.

En este caso se ha empleado las manos como medio para volear las semillas. Es importante que queden bien diseminadas. Las semillas del Cynodon Dactilon son pequeñisimas, por lo que ojo como las distribuyes.

No pises las semillas. Echalas primero en un sentido y luego en el otro para cubrir el máximo de superficie posible.

Ten en cuenta que los pajaritos y las hormigas querrán comerse parte de tus semillas. Es recomendable aplicar algún producto insecticida antihormigas en los hormigueros que te encuentres. Si no ves uno ahora, no te preocupes los verás al día siguiente de plantar las semillas. Síguelas y termina con ellas.

Cubre tus semillas

Ahora que tienes tus semillas sobre la tierra, debes cubrirlas convenientemente. Para esta labor nos vamos a ayudar de un rastrillo, ese se usa para recoger hojas del jardín que es más suave, pero en sentido inverso (con las puntas para arriba). La idea es cubrir las semillas sin cambiarlas de sitio. No es una tarea rápida de hacer, hay que ser meticulosos si no queremos arruinar todo el trabajo previo de voleo. Hay que cubrirlas suavemente, no enterrarlas. Luego si ves que no te quedó muy bien, puedes usar una mezcla de mantillo y tierra de jardín. Se la echas con cuidado por encima, como se ve en la foto.

Riega tu plantación

Por fin ha llegado la etapa más agradecida y la última «el riego«. Cuando termines de cubrir tus semillas, riega bien el terreno. Es mejor que uses un aspersor o con mangera con difusor. Si cae un chorrazo de agua sobre alguna zona, moverás las semillas y no saldrá nada en esa zona. Esparce el agua con gracia y salero.

Durante la primera semana riega un mínimo tres veces al día. Luego dos veces, y cuando tengas el césped crecido una vez, abundantemente por la tarde/noche.

Resiembra

Si ves que no te ha quedado bien a la primera, que es lo normal, tendrás calvas. No te preocupes que ya lo complicado lo hiciste antes. Compra más semillas, más mantillo. En este caso, utiliza un rastrillo pequeño de mano. Ara la tierra suavemente sin estropear tu césped nuevo, echa de forma controlada las semillas en las zonas sin césped y cúbrelo con mantillo. Por último riega.

Poco a poco tu resiembra dará fruto y tendrás un césped precioso. ¿Te animas?

Brotes de césped recién plantados. La satisfacción de un trabajo de jardinería bien hecho.
Semillas creciendo
9 Puntaje total

Nivel de dificultad
6
Calificación del usuario: 5 (1 votos)

1 Comentario
  1. Muy interesante, gracias por compartir.

Deje una respuesta