Cómo instalar un termo eléctrico

Instalación de un termo eléctrico

Por alguna razón inexplicable, yo tenía en mi cabeza que colocar un termo eléctrico era algo complicado. Supongo que, si tienes un termo de gas y quieres poner uno eléctrico, tal vez sí necesites de una figura especialista que calcule el caudal y cambie la instalación. Pero sustituir uno por otro, tiene la misma complejidad que colocar una mosquitera en una ventana, incluso menos.

El único punto de complejidad que le veo a este trabajo de bricolaje es que vas a necesitar la ayuda de alguien. Denominaremos a este alguien: «bulto con ojos» o asistente. Esta persona no tiene que saber nada de nada, solo lo necesitas para sostener y vaciar el termo de agua.

En nuestro caso ya teníamos instalado un termo eléctrico de 80 litros en la vivienda. Con el paso del tiempo y la cal se había estropeado. Por lo que hemos comprado un reemplazo en nuestro centro de bricolaje de confianza y lo vamos a colocar.

Si te estas preguntando la razón por la cual no he pensado ni por un momento en arreglarlo, es que básicamente no interesa. La reparación entre mano de obra y piezas suele resultar inviable. El año pasado se estropeó un termo de 100 litros y arreglarlo costó 60 euros (sin IVA). El precio de un termo baratito de 100 litros puede rondar los 150€. Ya depende de cada uno valorar si le interesa o no arreglarlo.

El agua calcárea y sobre todo el agua de pozo, es el enemigo número 1 de un termo eléctrico.


Índice

Materiales y herramientas
Elección del termo eléctrico
El paso a paso
Paso 1: Corta las llaves de paso
Paso 2: Desconecta el termo estropeado
Paso 3: Vacía el termo eléctrico
Paso 4: Pon teflón a las tomas de agua
Paso 5: Pon los manguitos antielectrolíticos
Paso 6: Coloca la válvula de seguridad
Paso 7: Descuelga el termo viejo
Paso 8: Mide la patilla de anclaje
Paso 9: Traslada la medida a la pared
Paso 10: Sube el termo a su sitio
Paso 11: Coloca los latiguillos
Paso 12: Abre las llaves de paso para llenar el termo


Materiales y herramientas

Elección del termo eléctrico

En la elección de un termo eléctrico hay varias cosas a considerar, por un lado el número de personas que conforman la unidad familiar, el hueco del que dispones, el dinero que te quieres gastar y la eficiencia energética del modelo.

Modelos según capacidad

Dependiendo de las personas que convivan en una vivienda, se necesitará un termo eléctrico de distinta capacidad. Los tamaños más habituales en una vivienda son los de 50 litros (1 -2 personas), de 80 litros (2- 3 personas) y de 100 litros (3 – 4 personas). Pero también los hay más capacidad de: 150 litros, 200 litros y hasta 300 litros.

Por ejemplo, si una persona vive sola o en pareja podría elegir un termo eléctrico de 50 litros. Aquí te dejo algunos modelos:

  • Cointra Plus S de 36,8 x 74,5 x 39 cm (ancho x alto x fondo) con clasificación energética C
  • Boch Tronic 6000 con solo 48,6 x 58,5 cm de alto y con protección anticorrosión.
  • Feck Duo 7 de 50,6 x 77,6 x 27,5 cm (ancho x alto x fondo) con garantía de 3 años y de hasta 7 años para el depósito.

Modelos para espacios reducidos

A veces resulta extraordinariamente difícil elegir un termo que entre en el hueco que tenemos en la cocina o el baño. Es quizás éste uno de los puntos cruciales a la hora de elegir un termo.

Mide bien el hueco, y la altura antes de decidir la compra

En uno de los alojamientos que realizamos el mantenimiento teníamos un caso bastante complicado ya que el mueble donde se escondía el anterior modelo tenía unas dimensiones enanas. Me llevó bastante tiempo buscar un termo de 80 litros que entrara. Los termos de 80 litros están pensados para viviendas de dos hasta 3 personas.

Aquí te paso termos eléctricos de 80 litros pensados para espacios ajustados:

  • Aristos Lydos Eco de 45 x 73,3 x 47 cm (ancho x alto x fondo). Este termo estudia tus hábitos de consumo y se auto programa. Es capaz de ahorrar hasta 285€ en 5 años.
  • Bosch Tronic 2000 para huecos donde sólo puede entrar un termo colocado en posición vertical. Sus medidas son 86,9 x 44 x 44 cm.

Modelos de alta eficiencia energética

Los termos son poco eficientes por definición, ya que requieren de energía eléctrica para calentar el agua a través de una resistencia. Pero es cierto que mantienen la temperatura durante horas gracias al aislamiento térmico que incorpora. Los termos eléctricos con clasificación energética A son caros, entre los 800€ y 1000€.

Estos son los que he visto yo que pueden ser de tu interés:

  • Cointra TDN Plus S de 30 litros es un modelo muy reducido de 36,8 x 52,2 x 39 cm (ancho x alto x largo) eficiente y con protección anticorrosión. Eso sí para una sola persona.
  • Ariston Lydos Hybrid. es un termo eléctrico inteligente de 80 litros y con control wifi que permite programarlo y que garantiza un ahorro, nada desdeñable, del 50%.
  • Ariston Lydos Hybrid de 100 litros es ideal para más de cuatro personas. Sus medidas son de 46,5 x 115,3 x 46,5 cm (ancho x alto x fondo).

En el caso que nos ocupa, hemos elegido el modelo más económico de 95€ un Equation de 80 L. La razón es que los termos duran poquísimo por esta zona debido a la cal del agua, por lo que al final el más barato es quizás la mejor opción y más para una casa de alquiler vacacional donde tenemos instalado un enchufe Wifi que controlamos a distancia. Es decir, cuando la casa se queda vacía durante varias semanas, desactivamos el termo sin necesidad de ir al alojamiento. Por lo que ya tenemos nuestro propio sistema de eficiencia energética.


Paso a paso

Te recuerdo que el caso que estamos tratando y que nos servirá de ejemplo para mostrar cómo colocar un termo eléctrico, es el de una vivienda de alquiler turístico donde ya había un termo eléctrico de 80 litros y que vamos a sustituir porque ha dejado de funcionar. El termo no encendía ni calentaba, pero estaba lleno de agua.

A continuación, voy a indicarte los pasos que has de seguir para instalar o sustituir el termo viejo de tu casa por uno nuevo.

Paso 1: Corta las llaves de paso

Lo primero que tienes que hacer antes de nada es cortar las llaves de paso del agua. Tanto la que tienes en la cocina, como las que están situadas junto al termo.

Para hacerlo te recomiendo utilizar una «llave de pico de gallo«, que creo es más útil que la llave inglesa, pero si no la tienes usa cualquiera que te ayude a aflojar o apretar.

Paso 2: Desconecta el termo estropeado

Tu objetivo es desinstalarlo, pero antes de bajarlo de su sitio hay que desconectarlo y quitarle toda el agua que tiene dentro.

2.1 Desconéctalo de la corriente

Desenchúfalo e intenta recoger el cable para que no te moleste.

2.2 Quita los latiguillos

Digamos que tienes que desenroscar los latiguillos para que el agua acumulada en el interior del termo salga sin dificultad. Al desconectarlos el agua saldrá rápidamente a través de la válvula de seguridad.

Pero antes busca un cubo grande y colócalo debajo del termo.

Los latiguillos son las mangueras que conectan la toma de agua del termo eléctrico con las tomas de agua que tienes en la pared. Son latiguillos especiales, con un material reforzado que los hace super resistentes a las altas temperaturas. Los hay normalmente de dos tamaños, para que sea más fácil conectarlos a las tomas de agua.

Paso 3: Vacía el termo eléctrico

Ya con los latiguillos desconectados del termo, el agua saldrá libremente a través de la válvula de seguridad, como puedes ver en este vídeo.

En un termo de 80 litros hay varios cubos que arrojar al lavabo, yo perdí la cuenta. Para que no se salga el agua del cubo necesitarás la ayuda de tu asistente, que la parará con sus dedos, dándote el tiempo necesario para vaciarlo en el lavabo. Existe un truco esencial para parar el agua, ahora te lo muestro.

Instalación de un termo eléctrico

Colca primero un dedo en la salida del manguito del agua caliente y el otro en la salida de la válvula de seguridad.

Repite esta operación tantas veces como agua contenga el termo en su interior. Mientras se llenan los cubos, tienes tiempo para ir preparando el termo eléctrico nuevo.

Paso 4: Pon teflón a las tomas de agua

Los termos vienen en cajas y para proteger la base y la cabeza del termo se coloca una protección cuadrada de porexpan o corcho blanco. Retira de la caja una de las protecciones, ponla en el suelo y voltea el termo. De esta manera podrás trabajar sin que se arañe, tendrás a mano las tomas de agua y te resultará más fácil poner el teflón.

Paso 5: Pon los manguitos antielectrolíticos

Estos manguitos son dos roscas de plástico que viene en el kit del termo, junto a la válvula de seguridad. Se usan para evitar la corrosión y alargar la vida del termo. Se colocan sobre el teflón que le has puesto a las tomas de agua.

Paso 6: Coloca la válvula de seguridad

Antes de colocarla sobre la toma de agua fría del termo (color azul), vuelve a poner teflón sobre el manguito electrolítico, como te expliqué en el paso 4. Luego enrosca la válvula sobre el teflón y apriétala bien.

Es necesario no olvidar este paso, ya que en caso de aumento de la presión, el termo expulsará agua a través de ella como medida de seguridad. Así mismo sirve para evitar que el agua caliente vuelva al circuito del agua fría, como válvula antirretorno.

Válvula de seguridad colocada bajo el manguito , y manguito en la toma de agua caliente

Tanto la rosca de la válvula de seguridad (toma del agua fría) como la rosca del manguito antielectrolítico (toma del agua caliente) no llevan teflón.

Ahora ya tienes el termo nuevo listo para los siguientes pasos.

Paso 7: Descuelga el termo viejo

Cuando ya esté completamente vacío el termo, es el momento de subirse a la escalera y bajar el termo estropeado. Para este proceso también necesitarás la ayuda de tu asistente, sobre todo si es un termo pesado o está colocado en altura.

Los termos están anclados a la pared a través de una o dos patillas metálicas. Aupando el termo en peso y desenganchándolo de la patilla, saldrá sin dificultad. Coloca el termo en manos de tu asistente, para que lo deje en un sitio que no moleste.

Paso 8: Mide la patilla de anclaje

La patilla de anclaje es una pieza metálica rectangular que viene pegada al termo y que es sobre la cual va a quedar anclado a la pared.

Como ves en las imágenes, hemos medido la distancia entre los pernos o alcayatas y la distancia entre la patilla de anclaje de los dos termos para ver si coincidían y podíamos aprovecharla.

Aunque las medidas eran bastante semejantes, el termo nuevo era más alto y no pudimos reusar los anclajes de la pared. Tuvimos que bajar unos centímetros las alcayatas.

Paso 9: Traslada la medida a la pared

Y con ayuda del nivel y un lápiz marca el sitio donde vas a taladrar.

Taladrando la pared para anclar el termo eléctrico

La broca que hemos empleado es una acorde a los tacos de 8 -10 mm

Fórmula: Diámetro de la broca = diámetro del taco = -1 o -2 mm de diámetro del tornillo.

Si la pared está en buen estado, puedes utilizar unos tacos de 10 mm, pero si el estado de la pared no es del todo bueno ¡no te la juegues! usa mejor tacos químicos.

Coloca los tacos y las alcayatas en la pared y déjalo listo para el siguiente paso.

Paso 10: Sube el termo a su sitio

Pide ayuda a tu asistente, para que mientras te subes a la escalera te sostenga el termo y te lo leve para que con pericia lo dejes colocado en su sitio. Comprueba que está bien sujeto y no se mueve.

Paso 11: Coloca los latiguillos

Si los que retiraste están en buenas condiciones, puedes aprovecharlos. Solo tienes que enroscar el latiguillo a la rosca del manguito electrolítico en la toma de agua caliente y a la rosca de la válvula de seguridad para en el agua fría. Como dijimos en el paso 6, no hace falta poner teflón ya que el latiguillo incorpora una junta de estanqueidad.

Tampoco hace falta que pongas teflón en la unión entre el latiguillo y las llaves de corte.

Paso 12: Abre las llaves de paso para llenar el termo

Ahora es el momento de llenar el termo de agua, para ello has de abrir todas las llaves que cerramos en el paso 1. Poco a poco el agua comenzará a entrar en el termo y se llenará.

No enchufes el termo eléctrico cuando está vacío

Pero mientras va entrando el agua, hay que ir desalojando el aire que tiene en su interior. Para ello existe otro truco, abrir el grifo del agua caliente. Notaras que el grifo escupe agua y hace sonidos raros. Sabrás que el aire ha salido del termo cuando el agua fluya suavemente. En este otro vídeo lo puedes ver:

Por último, no te olvides de enchufarlo y disfrutar de una duchita caliente.

«Post dedicado a mi amigo y compañero Álvaro»

Brico Comunidad

Solo recibirás post y noticias interesantes de bricolaje

Bricoqueen

Disfruto haciendo y enseñando bricolaje a todos los que quieren aprender. Si tienes un proyecto en mente, por sencillo que sea, es probable que tengas dudas. Para eso está este blog, para guiarte y ayudarte.

1 Comentario
  1. Me encanta lo didáctica que eres bricoqueen!

Deje una respuesta

Bricoqueen
Logo
Enable registration in settings - general