Técnica del gotelé, cómo cubrirlo o repararlo

En casas con cierta solera, aun se puede ver esta técnica de acabado en paredes: «el gotelé». Actualmente salvo que se solicite «ex profeso», las paredes se entregan por defecto enlucidas con un aspecto satinado y fino. Sinceramente no se por qué se generalizó su uso, quizás fue una cuestión de moda, o como otros apuntan era la técnica ideal para disimular defectos de acabado en las paredes.


Índice

1-¿Qué es el gotelé?
2-Cómo reparar el gotelé
2.1-En zonas pequeñas
2.1-En zonas amplias
3- Cómo quitar o cubrir el gotelé
3.1-Humedecer y rascar la pintura al temple
3.2-Aplicar plaste cubregotelé con llana
3.3-Utilizar pasta cubregotelé ya preparada


¿Qué es el gotelé?

Es una técnica de acabado que se realiza con pintura al temple o con pintura plástica. Básicamente la pared se presenta texturizada, como con grumos.

Aquí puedes ver ejemplos tanto de gotelé como de pasta rayada. Ambas técnicas de moda en el pasado.

En algunos casos el gotelé se aplicaba con cierta mesura, pero en otros se hacían picados brutales tan pinchudos que parecían las púas de un erizo. A mí personalmente no me gustan estos acabados, pero a veces no tienes dinero para pagar a un profesional, o te faltan las ganas porque piensas que tardarás años en quitarlo. Por eso te voy a explicar cómo reparar esas zonas donde o bien se ha caído el gotelé, o tienes que hacer una reparación, por ejemplo: de filtraciones de agua, y te ves obligados a quitar parte del mismo. Si, por el contrario, quieres hacer un cambio de color en alguna habitación y piensas que es la oportunidad ideal para quitarlo totalmente, en este post te explicaré también las alternativas que tienes a tu disposición.


Cómo reparar el gotelé

En zonas pequeñas

Si la zona a reparar es pequeña, puedes usar un spray reparador de gotelé. Va genial siempre que tengas en cuenta que solo sirve para cubrir pequeñas áreas. Pero ¡ojo! Tendrás que armarte de paciencia.

Vas a necesitar el spray, un cartón para hacer pruebas, un trapo para limpiar la boquilla, cinta de carrocero y alguna protección para el suelo.

El grano de gotelé que consigas será más o menos grande dependiendo de dos factores:

  • Lo cerca que estés de la pared a la hora de aplicarlo
  • La temperatura del bote

Antes de rociar la pared prueba con un cartón, y observa el efecto que obtienes al acercarte y alejarte. Cuando sepas la distancia adecuada al tipo de gota que quieres, haz la prueba en la pared.

Si calientas el bote bajo un chorro de agua caliente, conseguirás un gotelé más fino. Si por el contrario quieres hacer una gota más gruesa, aplícalo sobre la pared tal cual.

Ten en cuenta que el bote es pequeño y no cunde mucho. Suelen venir dos boquillas, una para acabado fino y otra para uno más grueso. Al contener un producto denso, las boquillas se obstruyen con frecuencia y hay que ir limpiando el exceso de producto constantemente. Ve poco a poco hasta lograr el efecto deseado y si necesitas dar más de una capa…

Deja que la primera capa seque como mínimo durante unos diez minutos.

Los botes de spray reparador de gotelé solo los encontrarás en color blanco. Si tu pared es de algún otro color, te recomendaría dar un poco de imprimación por la zona tratada para que agarre bien la pintura y esperar a que seque antes de aplicar el color, con una brocha cargada de pintura. Deja secar, retira la cinta de carrocero y cualquier goterón fortuito. ¡Has terminado!

En zonas amplias

Si la zona a reparar es grande y con un bote de spray no te llega, sigue leyendo. Te explicaré los materiales a emplear y los pasos a seguir:

Materiales necesarios:

Pasos para reparar el gotelé

Parto de la siguiente suposición: que ya has reparado el problema de humedades que tenías en casa, o tapado la regola que hiciste en la habitación y la pared está bien lisa. Entiendo que en su momento protegiste convenientemente las zonas que no querías manchar como: rodapiés, marcos de ventanas y puertas, el suelo y los muebles. También cubriste con cinta de carrocero los enchufes e interruptores de la luz. Sino lo hiciste, te recomiendo que lo hagas ahora. Este sería el primer paso, preparar la habitación contra manchas y goterones.

Cuando el trabajo previo que hiciste en la pared este seco, sin manchas, sin polvo, y tengas todo bien protegido continúa con el siguiente paso

Lija la zona que has reparado, rebaja la superficie para que esté un nivel por debajo del gotelé que tienes en la pared. Así evitas que el nuevo gotelé quede por encima del que tenemos. La idea es que quede al mismo nivel, no que sobresalga.

Lija también las zonas próximas unos 5/10 cm alrededor de la zona donde no hay gotelé. Como vas a aplicar el gotelé sobre una zona donde ya había uno previamente, para no poner uno sobre otro y que quede basto, lijaremos las zonas aledañas. Intenta que quede lo más disimulado posible.

Prepara el temple de gotelé en un cubo (polvo de temple + agua que indique el fabricante) o usa la pasta que ya viene preparada. Remueve bien el producto e introduce el rodillo de pelo largo para impregnarlo bien. A continuación, da unas pasadas sobre la pared con esta mezcla. Trabaja poco a poco, y por zonas.

Trabaja en zonas de 1m x 1m, así tendrás tiempo suficiente para realizar el picado sin que se seque la mezcla

Antes de que se seque, cambia de rodillo y usa el especial para realizar el picado. Fíjate en el tipo de picado que tiene la pared e intenta reproducirlo. Dependido de cómo muevas el rodillo, de abajo hacia arriba, y la presión que ejerzas el patrón va a cambiar. Lo que te recomendaría es probar antes con un cartón, cuando tengas claro cómo reproducir la gota, hazlo sobre la pared.

Cuando tengas toda la zona tratada con el gotelé aplicado, espera a que seque. Una vez seco, dale una capa de imprimación, espera unas horas a que seque y por último pinta la zona del mismo color que el resto de la habitación.


Cómo quitar o cubrir el gotelé

Dependiendo de qué técnica se aplicó será más fácil deshacerse del él. El gotelé que se hizo con pintura al temple, se reblandece con agua y retira con relativa facilidad. Si se empleó pintura plástica, la adherencia será mayor y quitarlo se complica. Sigue leyendo y te explico cómo hacerlo.

Si tu idea es deshacerte de una vez del gotelé, tienes tres alternativas:

  • Si el gotelé se hizo con pintura al temple, pulverizar agua y dejar que se empape bien. Cuando el temple se ha reblandecido se quita relativamente bien con una espátula.

Si el gotelé no se reblandece al pulverizarlo con agua sigue leyendo…

  • Aplicar un plaste cubriendo el gotelé utilizando una llana o espátula de tendidos
  • Aplicar un preparado específico, que se aplica con rodillo

Humedecer y rascar la pintura al temple

El temple es un material muy económico, pero dura poco y suele estropearse. Si tu gotelé se hizo con temple, la forma de retirarlo es humedeciendo la pared y rascando con una espátula. Coloca la espátula en posición casi plana y no presiones demasiado (para no dejar rayones). Hay que ir trabajando por sectores, y no desesperarse.

Es posible que al retirar el gotelé notes imperfecciones en la pared, si ese es el caso has de alisar e igualar la pared. En este caso, y dependiendo de los defectos puedes solucionarlo con un mortero de yeso fino o con alguna pasta o masa de alisamiento que puede cubrir hasta 2mm. La puedes encontrar ya preparada o en polvo. Estas masas se aplican con una llana. Recuerda proteger los muebles, suelos, y marcos de puertas y ventanas.

Al ir pasando la llana cargada de pasta de alisamiento por la pared, irás dejando unos «nervios» que luego vas a disimular con un taco de lija.

Compra un solo taco de lija y hojas de lija aparte, te saldrá más económico

Truco de Bricoqueen

Una vez tienes la pared perfectamente nivelada y lisa, es el momento de imprimar para favorecer el agarre de la pintura, que será la última capa que des sobre la pared, en el color que prefieras.


Si el gotelé que tienes en casa se hizo con otra técnica distinta a la pintura al temple o no quieres quitarlo como te comenté anteriormente, tienes dos alternativas posibles para cubrirlo. En ambos casos, la pared debe estar en buen estado, sin zonas desprendidas o humedades. En el primer caso tendrás que rascar las zonas dañadas, y si el daño es por humedad, detectar la causa y solucionarlo.

Aplicar plaste cubregotelé con llana

Materiales que vas a necesitar

Protege los muebles con plásticos, el suelo, los marcos de puertas y ventanas, sin olvidar los interruptores y enchufes. Te dejo en los materiales, las cosas que yo utilizo.

Prepara la mezcla de plaste «en polvo» con agua en un cubo y remueve bien. Como has de preparar mucha mezcla, te recomendaría comprar una varilla mezcladora que se acopla a tu taladro. Esta te servirá no solo para esta ocasión, sino para cuando tengas que mezclar pintura, yeso, etc.

Ahora que tienes la pasta bien mezclada y sin grumos, coge pelladas con una espátula pequeña y ve poniéndolas sobre la espátula de tendidos o sobre la llana. Ambas herramientas sirven igualmente para hacer este trabajo. La diferencia es que la llana cubre más superficie y al ser más grande quizás sea un pelín más complicada de manejar.

Si hacer tú mismo el plaste te parece un engorro, puedes comprarlo ya hecho. Se llama plaste «en pasta» Axton, con capacidad de cubrición de hasta 5 mm. Esta pasta se aplica con rodillo sobre la pared y se extiende con la llana.

Tanto si usas el plaste en polvo o en formato pasta, el objetivo es el mismo: ir tapando la gota de gotelé. Ve trabajando por sectores, dando pasadas con la llana o la espátula, igualando la superficie e intentando dejarla lo más homogénea posible. Si la gota es muy «pinchuda», necesitarás dar al menos dos capas de plaste cubregotelé. Deja secar la primera capa unas 24 horas y continúa aplicando el plaste hasta que se cubra el gotelé por completo. Deja que seque esta segunda capa.

Por último y como comenté anteriormente, al aplicar plaste con llana o espátula de tendidos, suelen quedar unos nervios o pequeñas líneas en la pared. Para disimularlas tenemos nuestra arma secreta, el taco de lija.

Cuando esté seco el plaste cubregotelé lija suavemente las zonas con rayones

Lijando la pared reparada con yeso con un taco de lija

Ve dando movimientos circulares con el taco de lija fino, hasta que se disimulen estas rayitas y la pared quede lo más lisa posible.

Por último, cepilla la pared o usa un trapo para quitar el polvo. Da una mano de imprimación a la pared y píntala en el color que más te guste.

Utilizar pasta cubregotelé ya preparada

Materiales que vas a necesitar

Prepara la habitación, cubriendo rodapiés, marcos de puertas y ventanas, enchufes e interruptores de luz, y todo aquello susceptible de recibir salpicaduras. Utiliza para ello los materiales de protección que menciono en el listado.

Protege la habitación ya que el preparado cubregotelé salpica mucho

El plaste cubre gotelé ya preparado que vamos a utilizar marca «Toupret», es capaz de cubrir hasta 3 mm. Es algo más denso que la pintura y salpica mucho, pero nos permite extenderlo sobre la pared con un rodillo.

Estos son los pasos que debes seguir:

Aplica con rodillo una capa generosa del producto sobre la pared, pero hazlo por secciones de 2m x 2m y poco a poco. Seguidamente utiliza la rasqueta dentada para alisar la pared y deja secar (unas 4 horas). A continuación, aplica una nueva capa de pasta pero en esta ocasión extiende el plaste con la rasqueta lisa. Permite que seque esta segunda capa y cuando esté bien seco elimina las imperfecciones y rayones con el taco de lija. Por último, limpia el polvo de las paredes, aplica una primera capa de imprimación y pinta la habitación en el color que más te guste.

Brico Comunidad

Solo recibirás post y noticias interesantes de bricolaje

Bricoqueen

Disfruto haciendo y enseñando bricolaje a todos los que quieren aprender. Si tienes un proyecto en mente, por sencillo que sea, es probable que tengas dudas. Para eso está este blog, para guiarte y ayudarte.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Bricoqueen
Logo
Enable registration in settings - general